Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. 
Atrás

¿Y si te hacen un test en una entrevista de trabajo? Te enseñamos a superarlo

Te han llamado para una entrevista de trabajo pero… ¡sorpresa! te encuentras con que tienes que someterte a un test como parte del proceso de selección. Ante todo, no te preocupes porque lo importante al realizarlos es ser tú mismo, y si sigues nuestros consejos, todo será más fácil. Suele haber test de tres tipos: de conocimiento, personalidad o psicotécnicos, así que conociendo sus características, podrás afrontarlos con tranquilidad. ¡Adelante!

  • Tres tipos de test distintos. Las pruebas de conocimiento suelen ser las más habituales porque miden tu nivel de especialización para el área que presentas tu candidatura, pero cada vez son más frecuentes las de personalidad. Los psicotécnicos, por su parte miden las capacidades intelectuales y suelen ser tipo test.
  • Afróntalos con tranquilidad. La clave es tomárselo con calma, como una parte más del proceso de selección. Lo importante es leer con calma las instrucciones antes de lanzarte a responder y si tienes dudas, pregunta sin miedo.
  • No te atasques. Céntrate en las respuestas y controla el reloj, porque las mayorías de los test tienen un tiempo limitado. Si te atascas en una pregunta, pasa a la siguiente y retómala al final.
  • Sinceridad, ante todo. Intenta responder con sentido común y no intentes quedar bien. En este tipo de pruebas, sobre todo si son de personalidad, no suele haber respuestas “buenas” y “malas”, así que intentar engañar no tiene sentido.
  • ¡Practica!. Aunque cada test es un mundo, puedes buscar en internet modelos de diferentes pruebas para que no te cojan de sorpresa y practicar por tu cuenta.

Así que, si te toca realizar un test en el proceso de selección, lo importante es mantener la calma, ser sincero y optar por el sentido común. Coge lápiz y papel y ¡mucha suerte!