Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web.  
Atrás

Búsqueda activa de empleo: ¿qué hacer cuando no se recibe respuesta a una candidatura?

Búsqueda activa de empleo: ¿qué hacer cuando no se recibe respuesta a una candidatura?

Búsqueda activa de empleo: ¿qué hacer cuando no se recibe respuesta a una candidatura?

El camino de la búsqueda activa de empleo puede resultar, en ocasiones, más largo de lo que se espera, y no solo debes estar preparado para ofrecer tu mejor cara, sino también para encontrarte con el silencio por respuesta ante tus candidaturas: a continuación te explicamos cómo actuar en estos casos.

Espera una llamada de la empresa

Algunos seleccionadores justifican la ausencia de respuesta a una candidatura con la falta de tiempo. Sin embargo, el candidato suele preferir un «no» al silencio ya que, en todo caso, supondría una liberación que le permitiría optar a otras ofertas sin la preocupación de ser reclamado por una anterior. Aunque siempre hay que esperar a que se produzca la llamada por parte de la empresa, pasado un tiempo es aconsejable que busques tú una respuesta.

Envía un email de seguimiento

Si ya ha pasado un margen de tiempo prudencial desde que te postulaste a una oferta concreta y todavía no has obtenido respuesta, puedes hacer un seguimiento de esa candidatura. Lo adecuado sería esperar entre 2 y 3 semanas antes de volver contactar con la empresa y, llegado el caso, hacerlo siempre vía email.

Envía una carta de seguimiento o recordatorio

Si durante la entrevista percibiste cierto interés por parte del seleccionador, envíale una carta de seguimiento o recordatorio para reforzar esta buena impresión y ganar más terreno. Ten en cuenta que, tras un largo proceso de entrevistas, la empresa puede dudar entre varios candidatos que han encajado con el perfil requerido: en este caso, la carta de seguimiento o recordatorio jugará un papel importante en la impresión que dejes de ti mismo.

Redáctala de forma breve y concisa, agradeciendo al entrevistador el tiempo que te ha dedicado y reiterando, sin caer en la adulación, tu entusiasmo por la empresa y por el puesto al que optas.

Asegúrate también de transmitir en el recordatorio las impresiones positivas que has recibido a lo largo de la entrevista, aludiendo a aquellos temas por los que el entrevistador mostró especial interés o preocupación para recordarle lo que le agradó de ti.