Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web.  
Atrás

Cuida tu lenguaje corporal porque también habla por ti

“La primera impresión es la que cuenta” es más que una frase hecha, sobre todo si hablamos del mundo laboral. Aunque a veces no lo hacemos conscientemente, nuestro cuerpo habla por nosotros y en una entrevista de trabajo o durante un ‘cara a cara’ con un superior el factor no verbal puede ser decisivo. Te damos las claves para cuidar tu lenguaje corporal y que hable siempre bien de ti:

  • Transmite confianza. Tanto si estás esperando para realizar una entrevista de trabajo o para entrar en una reunión decisiva, debes transmitir seguridad con tu postura corporal porque siempre puede haber alguien observándote y llevarse una impresión errónea. Mantén una buena posición, con la espalda recta, barbilla paralela al suelo y si llevas documentación o una cartera, colócala a tu izquierda para que no te moleste.
  • Comunícate con la mirada. En el primer contacto, mira directamente a los ojos a tu interlocutor pero sin que se sienta incómodo. Debes hacerlo de manera empática, y que proyecte entusiasmo, interés y complicidad. Asimismo, durante la entrevista debes mantener el contacto visual de manera constante, porque si rehúyes su mirada, se interpretará como signo de debilidad y engaño.
  • Cuida tus manos. El apretón de manos inicial puede que sea el único momento de contacto físico con el entrevistador así que debe ser firme y debe ir acompañado del contacto visual y una sonrisa. Durante la conversación, no descuides las manos y si la usas, que sea con movimientos naturales.
  • Evita los ‘tics’. Son muy habituales en momentos de nervios, así que debes mantenerlos bajo control para no transmitir inquietud. No te muerdas las uñas y chasques los dedos y no juegues con tu pelo, porque se puede interpretar como una falta de respeto.
  • Sobre todo… sonríe. Todos los puntos anteriores no se entienden sin una sonrisas, esencial en nuestro lenguaje corporal para transmitir simpatía. Así que prepárate para usar tu mejor arma pero con naturalidad, para que no parezca fingida.

En Nortempo te damos las claves para que tu cuerpo hable bien de ti y nos gustaría conocer tu opinión sobre la importancia del lenguaje corporal. ¡Contesta a nuestras preguntas!