Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web.  
Atrás

Guarda el equilibrio personal/profesional

Guarda el equilibrio personal/profesional 

Todo trabajador busca mantener un equilibrio entre su vida personal y su empleo, que el trabajo no le absorba ni dedicarle horas de más para poder conciliar con sus rutinas diarias. Os dejamos una serie de consejos para lograr alcanzar esa ansiada armonía.

 

1.       Mantén un estilo de vida saludable. Organízate y aplica una misma disciplina a tus rutinas, no sólo al trabajo. Esa disciplina te ayudará a mantener un estilo de vida saludable con unos ritmos marcados. Incluye el ejercicio en esa pauta, reducirás tu nivel de estrés y aumentará tu seguridad y tu energía.

 

2.       Ordena tu vida personal. Lidiar con tu pareja o tu familia o tener que resolver tus problemas después de un intenso día de trabajo es agotador. Trata de invertir tu tiempo en estar con los tuyos y hacer lo que te gusta. Dedicarte a ti fuera del trabajo te ayudará a estar en paz a nivel emocional, lo que te permitirá afrontar mejor los retos de un ritmo de vida agitado.

 

3.       El tiempo de la comida es sagrado. Tomarte tu tiempo para comer te permite alimentarte lo suficiente como para obtener la energía necesaria para terminar el día. También constituye un descanso a las horas fuertes de trabajo y permite ‘desconectarse’ un momento para recuperar la concentración.

 

4.       Aprovecha tus días de vacaciones con inteligencia. En ocasiones realizar un viaje puede ser tan estresante como una jornada laboral, por ello es importante no saturar tus días libres con muchas actividades. Trata, además, de desconectar del teléfono móvil. Tus vacaciones son para descansar.

 

 Sé eficiente, no desperdicies tu tiempo. Establece con tus superiores los objetivos de tu puesto y enfócate en realizar un trabajo eficiente. Si logras organizarte mejor y alcanzas tus objetivos, la rutina en la oficina dejará de enfocarse en ‘horas extra’. Trata de ser puntual tanto para entrar a trabajar como para salir. Alargar las horas de trabajo descontrolarán tu organización inicial.