Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. 
Atrás

Los tipos de jefes: identifícalos y ¡adáptate!

No hay dos jefes iguales, por lo que es necesario “identificarlos” y adaptarse a sus características. Colega, autoritario, creativo… ¿cuál es el tuyo? Te damos las claves para aprender a relacionarte con él porque, lo quieras o no, ya forma parte de tu vida.

  • El controlador. Este tipo de jefe demanda productividad, es muy exigente y no sabe delegar. No desesperes si ves que no confía en ti ni en tu equipo, vete un paso por delante e infórmale de todo el trabajo que realices, así igual te dejará un poco de libertad en tus tareas.
  • El colega. Quiere ser un compañero más e incluso te ofrece quedar fuera de horas de trabajo. Aunque pueda parecer que es todo ventajas, nunca te excedas en confianza porque al fin al cabo… es el jefe.
  • El sádico. Es, sin duda, el más temido porque suele despreciar por sistema el trabajo de los demás. Lo mejor es intentar relativizar las críticas para que no te afecten e intentar hacer tus tareas lo mejor posible de una manera discreta.
  • El indeciso. Un jefe necesita tomar decisiones pero al tuyo le cuesta. Lo mejor será que confíes en ti mismo e intentes tomar las riendas en tu parcela de tareas, sino vivirás siempre en una duda permanente.
  • El ideal. Es el jefe perfecto, porque ayuda al buen ambiente, te felicita cuando lo haces bien y es receptivo, así que si el tuyo es así, enhorabuena. Además, fomenta el “liderazgo líquido” en el que todos cuentan.

En Nortempo te explicamos las características de los tipos más comunes de jefes y te damos consejos para adaptarte aunque demostrando tu valía y empatía te será mucho más fácil.  Y tú… ¿qué tipo de jefe tienes?