Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. 
Atrás

No suenes a tópico en tus presentaciones

¿Te sonrojas cuando ves una foto tuya con un atuendo totalmente pasado de moda? ¡Anda qué pinta que llevabas! Si no te pondrías ni por un millón aquella camisa, ¿por qué no te preocupas de las palabras con las que vistes tus presentaciones? En las redes sociales, en las cartas con que acompañas tus currículums, ¿transmites una imagen fresca o te has quedado antiguo? Elegir bien las palabras es clave para atraer a los reclutadores. Te damos algunos consejos para una redacción de 10:

  • “Antes de escribir, pensar”. Es el primer consejo que te daría un profesor de redacción. Ten claro lo que quieres decir y piensa cómo decirlo de forma natural y no con giros rebuscados.
  • Lo que nunca pasará de moda es la corrección ortográfica. Cuídala.
  • Evita los tópicos. Frases como “Me considero un apasionado por…” han llenado las presentaciones de las pasiones más absurdas, por ridículas o irrelevantes. Busca opciones para mostrar cuál es tu vocación y cuáles son tus gustos.
  • Huye de las expresiones “de moda”. Frases como “salir de la zona de confort” o “reinventarse profesionalmente” ya no suenan tan originales.
  • Palabras clave. LinkedIn ha publicado la lista de los términos que más se utilizan en los perfiles españoles: apasionado, creativo, motivado, estratégico, especializado, responsable, experto… Piensa qué etiquetas te definen para que seleccionadores y headhunters puedan encontrarte.
  • No seas empalagoso. Lee lo que has escrito y cuida que la primera impresión que le das a alguien por escrito no sea demasiado edulcorada. Si cuando lo lees no te sonrojas, irás por el buen camino.
  • No sobredimensiones tus títulos profesionales. Evita sonar rimbombante. Parece que hoy todo el mundo es CEO de algo. Tu experiencia profesional es tu mejor baza: destacará más si la vistes con sencillez que si la llenas de artificios.
  • Y, sobre todo, sé tú mismo.