Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. 
Atrás

También es posible motivarse (y rendir) en el trabajo en agosto

Estamos en pleno agosto, y si te ha tocado trabajar, seguro que luchas a diario contra el calor y la pereza asociada al mes de vacaciones por excelencia. Eso es que no has leído nuestros consejos porque, con ponerlos en práctica, harán que rindas como el que más y hagas mucho más llevadera tu jornada laboral. ¡Tú puedes!

  • Lo más importante, al principio. Es una regla básica: si tienes pendiente una tarea farragosa o complicada, priorízala y hazla nada más llegar al trabajo, así te sentirás satisfecho y tendrás una dosis extra de motivación para toda la jornada.
  • Bendita jornada de verano. Si la empresa es flexible y cuenta con jornada intensiva o la opción de un horario flexible durante estos meses, tendrás muchas más facilidades para desconectar, disfrutar de tiempo libre y así el tiempo que trabajes lo harás mucho más concentrado.
  • Fijar las tareas ‘robatiempo’. Las rutinas se pueden convertir en manías y restarnos un montón de tiempo durante la jornada, así que si tienes que revisar el correo electrónico, hacer llamadas, etc… lo mejor será que determines periodos para hacerlo.
  • Reorganízate. Puedes aprovechar agosto, si es un mes en el que baja la carga de trabajo, para ordenar tu espacio de trabajo. Seguro que tienes el escritorio (y tu ordenador) invadido de documentos, así que aprovecha para poner un poco de orden.
  • Piensa en las vacaciones. Seguro que si agosto te pilla trabajando es que aún no has cogido vacaciones. Pensar que cuando vuelvan tus compañeros te toca a ti motiva bastante. ¿Acertamos?